Rinoplastia de preservación. Push Down: Bajamos todo el bloque de la nariz lo necesario hasta el nivel en el que la giba o caballete se queda a la altura deseada, conservando TODA la anatomía del techo.

La Rinoplastia Conservadora o de Preservación: un nuevo paradigma

¿Tu nariz no te gusta?

¿Estás pensando en operarte la nariz?

¡Pues estamos de suerte!

Ha llegado una nueva forma de Rinoplastia menos agresiva, más segura mucho más previsible a largo plazo.

La nariz es un todo: forma y funcionalidad van unidas.

No se pueden manipular las estructuras nasales de forma independiente porque, lo que hagamos en una zona influye en todas las demás, tanto en el aspecto exterior como en el modo en que esa nariz funciona.

La nariz es como un edificio, si tiramos un muro de carga, si modificamos cualquier parte de la estructura principal pueden aparecer desniveles, grietas o derrumbes.

Los amantes de la rinoplastia estamos viviendo un momento de cambios espectaculares en los paradigmas de las técnicas quirúrgicas de rinoplastia que durante décadas se han trasmitido a muchas generaciones de cirujanos plásticos, maxilofaciales y otorrinolaringólogos. Estamos viviendo el nacimiento de una nueva escuela a la que en inglés se la ha denominado Preservation Rhinoplasty (Rinoplastia Conservadora o de Preservación).

 

¿En qué consiste la Rinoplastia Conservadora y en qué se diferencia de la Rinoplastia tradicional que se ha hecho hasta ahora?

La rinoplastia conservadora consiste en un conjunto de técnicas quirúrgicas realizadas en los cartílagos, músculos, ligamentos y huesos de la nariz a los que se modela preservando su integridad estructural y funcional, es decir, siendo lo menos agresivos posibles, llevando a cabo una rinoplastia quirúrgica correctora ultraconservadora, ultracontrolada y objetiva siguiendo las predicciones e instrucciones que previamente se han hecho con un software.

Este software planifica desde «el antes»; cómo hacer «el durante» menos agresivo; «el después inmediato» o resultado de esa nariz y, lo más importante, su aspecto en el tiempo. Esto último es importantísimo ya que las rinoplastias agresivas pueden dar sorpresas a largo plazo: narices colapsadas, puntas caídas, irregularidades…

Por ejemplo: en la rinoplastia tradicional, la que hacen el 95% de los cirujanos, cuando se opera la giba o caballete, se hace cortando el hueso del «techo» de la pirámide nasal, esto destruye la anatomía de esa zona (forma) lo que es crucial para una correcta respiración (función). Además, no es infrecuente que, al cortar de forma poco precisa, a ciegas y a la palpa con un escoplo (que es como tradicionalmente se hace), aparezcan con el tiempo ciertas imperfecciones muchas veces visibles y estigmáticas.  Ni que hablar respecto del postoperatorio.

Rinoplastia tradicional rompe el hueso de la giba o caballete

Sin embargo, en la Rinoplastia Conservadora, con minisierras manuales diseñadas específicamente o con sierras de ultrasonidos (rinoplastia ultrasónica), se cortan de forma muy precisa las patas de esa pirámide de forma que se hunde la pirámide nasal completa (como si cortáramos con precisión los cimientos de un edificio para hacerlo bajar).

Bajamos todo el bloque de la nariz lo necesario hasta el nivel en el que la giba o caballete se queda a la altura deseada, conservando TODA la anatomía del techo y sin tocar la estructura principal. A esta técnica quirúrgica se la ha denominado «Push Down» (empujar hacia abajo).

Hacer una pirámide más pequeña conservando su cúpula, solo acortando su base y no destruyendo-reconstruyendo su techo, parece lógico ¿no? Pues a veces lo más lógico no es lo más frecuente.

Ha tenido que llegar el año 2018 para que esta lógica se extienda y empiece a hacerse más común y aquí el reconocimiento a otro miembro de la escuela de “Preservation Rhinoplasy”, Ybes Sabán, un cirujano senior francés afincado en Niza que lleva toda su vida profesional realizando y defendiendo la técnica del «Push Down».

 

¿Y la punta? ¿Cómo se modela la punta en la Rinoplastia Conservadora?

En la punta toda la técnica quirúrgica es la descripción de un genio. Ese genio se llama Dr Barış Çakır, un joven cirujano turco que esta revolucionando el mundo de la rinoplastia.

Tradicionalmente los cartílagos nasales de la punta nasal se han remodelado mediante resecciones, injertos y suturas poco sistematizadas y bastas, lo que da lugar a narices que muchas veces son bonitas pero que tienen características comunes y por lo tanto «aspecto de operadas», todas las puntas parecen la misma.

La escuela del grupo de Estambul propugna una rinoplastia conceptualmente sencilla pero técnicamente muy complicada, muy técnica y delicada con la que se esculpen (como si de un diamante se tratara) diferentes polígonos en los cartílagos de la nariz. Formas poliédricas que van a definir una punta nasal natural, personalizada y sin estigmas.

Por supuesto, la rinoplastia preservativa es una rinoplastia cerrada, (sin el típico corte en la columela nasal cuya cicatriz muchas veces no se ve, pero otras sí) de forma que se preserva íntegramente el conjunto indisoluble: piel-músculos-ligamentos de la nariz.

El abordaje (corte por el que se accede al campo quirúrgico) es único, marginal y subpericóndrico (respetando el pericondrio, la capa microscópica de tejido que protege a los cartílagos), «pelando» el esqueleto nasal literalmente de forma perfecta, sin sangre, respetando la anatomía al límite. Es una técnica increíble, escultórica, que nos deja a los cirujanos con la boca abierta.

Los cartílagos se modelan con suturas ultrafinas que, al combinarlas, tensando los hilos de aquí y de allí (como en una tienda de campaña), poco a poco van cambiando la disposición tridimensional de los cartílagos, definiendo los polígonos sin necesidad de cortar-pegar (técnicas tradicionales) sino «transportando» el cartílago y preservándolo, cambiando su rotación para levantar más o menos la punta de la nariz y darle un aspecto natural.

Todo esto se hace conociendo la anatomía nasal no al milímetro, diría que a la micra, a la perfección. Por supuesto estas técnicas se estudian y se entrenan previamente en cadáveres. No os podéis ni imaginar los trabajos que tienen publicados este grupo de Estambul de la mano del Dr. Peter Palhazi sobre la anatomía de la nariz a la micra. Cada, minimúsculo, cada miniligamento, cada mínimo ángulo, doblez, recoveco, válvula, unión… todo está perfectamente definido. Es por eso que cuando la conoces, este tipo de rinoplastia ¡te atrapa!

El último aspecto y quizá el más importante de la rinoplastia preservativa o conservadora es que una vez hemos descendido (empujado hacia abajo) la pirámide ósea (toda la estructura esquelética de la nariz en bloque) sin cortar el techo (sin destruir) y transportando tridimensionalmente los cartílagos nasales en lugar de cortarlos e injertarlos, resulta que además tenemos la envoltura de todo esto prácticamente intacta. Es decir, ¡el vestido es perfecto!

Esta estructura casi intacta se repone con suturas ultrafinas que colocan cada detalle en su sitio para que reproduzca una anatomía bella, natural y única para cada nariz. Nunca dirías que es una nariz operada. Ni siquiera muchos cirujanos lo dirían.

 

Reconozco que es impresionante. ¡Es simplemente genial!

Comprenderéis que para llevar todo esto a cabo tienes que estar un poco loco, obsesionado y apasionado con la rinoplastia.

En noviembre de 2018 se ha celebrado en Estambul el Primer Meeting Internacional sobre Rinoplastia de Preservación el cual ha atraído el interés de la mayoría de los cirujanos rinoplásticos del mundo. El primer gran evento que probablemente marcará una nueva era en la práctica de la rinoplastia.

He tenido el placer y la suerte de poder asistir junto con mi gran compañero y amigo el Dr. Ismael García-Roig. Han sido 3 días intensísimos (jornadas de 10 horas) por donde han pasado los más reconocidos cirujanos rinoplásticos del mundo. Pantalla panorámica de 10 metros, disección de cadáver, cirugía en directo…. ¡Una pasada!

¿Estás pensando en operarte la nariz?

No lo dudes y ven a informarte sobre cómo pueden mejorarte la vida todas estas increíbles técnicas.

Dr. José Manuel Batllés

 

Preservation Rhinoplasty o Rinoplastia Preservativa (conservadora) en 3 minutos

COMPARTE ESTO: